14 de enero de 2011

Enredados (Tangled, 2010)


El nuevo perfil de Disney

★☆

Rapunzel es una adolescente que ha pasado toda su vida encerrada en una torre por su madre, alejada de los peligros del mundo exterior. Su único sueño es poder salir y ver de cerca las estrellas que aparecen siempre en la noche de su cumpleaños. Flynn Rider, el más buscado bandido del reino, consigue esconderse de sus perseguidores en la torre de Rapunzel. Lo que todavía no sospecha es que ella le obligará a acompañarla al único sitio donde no puede volver. Además, ¿quién puede llevarle la contraria a una chica con unos cabellos de 21 metros de largo y una sartén en la mano?

Disney se une con Enredados a la tercera dimensión, pero con una simple conversión, como viene siendo habitual. En los primeros minutos, el efecto 3D aparece optimizado, siendo impresionantes algunas texturas conseguidas, como por ejemplo la de la tela de un cuadro o la de los rayos de luz irrumpiendo en la oscuridad. Pero más adelante, el proceso de adaptación se ha realizado de manera automática, afectando sobre todo a los movimientos bruscos y a las persecuciones. Además, la imagen llega a estar sobrecargada de elementos. La secuencia de las luces, que debería ser uno de los momentos más espectaculares de la película, tiene tantos puntos de atracción visual que termina siendo desastrosa. Mucho más agradables son los créditos finales, formados por los bocetos en 2D con los que se empezó a trabajar.

Con respecto a los personajes, una de las novedades se refleja en la personalidad de la protagonista: su psicología no es la de una niña pequeña, como suele ser habitual, sino la de una adolescente. El chico parece una extraña mezcla entre Aladdín y el Príncipe de Persia del videojuego, conservando algunos de los movimientos característicos de este último. A pesar de su simpatía, no terminan de hacer una buena pareja cinematográfica. En cuanto a los animales, el comportamiento del caballo oscila entre el hombre y el perro, y entre la dominación y la sumisión, sin quedar definido su rol. Atención al camaleón, que puede convertirse en el favorito de los más pequeños con su excelente comunicación no verbal.

Al igual que en su día hizo Shrek, el género de los cuentos clásicos es reinventado al darle la vuelta a algunos aspectos, aunque en menor medida. Aquí el rescatador no es un apuesto príncipe, sino un pobre ladrón de joyas que también tiene un buen aspecto físico. Los compañeros de fechorías de Flynn Rider esconden su corazoncito detrás de su carácter brusco, construidos a base de estereotipos flexibles que permiten esta licencia.

Y como en toda gran producción que lleve el sello de Disney, con su holograma correspondiente incluido, la música lleva gran parte del peso. Las canciones, al menos en su versión original, son algo simples pero aceptables. Los mejores temas son When will my life begin, que Rapunzel canta en el césped, Something that I want junto a los créditos finales, y tal vez el dueto I see the light. Falta por ver qué tal suenan las voces en español, pero el adelanto que de momento se ha podido ver no promete. De momento, parece que la banda sonora no tiene muchas posibilidades de ocupar un lugar en la vitrina de los temas clásicos de la compañía.

En cambio, la película sí puede llegar a tener esa oportunidad, ya que su desarrollo es sólido y consistente. Con algunas referencias cinematográficas a La bella y la bestia, a Misión imposible o al sombrero de Indiana Jones, Enredados puede ser disfrutada tanto por mayores como por pequeños. Pero es cierto que su público objetivo principal es infantil, y más femenino que masculino. Los cuentos de princesas han cambiado, ya no son lo que eran. Y seguramente ese sea uno de los mejores movimientos de Disney: seguir ofreciendo lo mismo, pero desde otros puntos de vista que aporten innovación.

Estreno en España: 4 de febrero de 2011

(Preestreno cortesía de Walt Disney Pictures)


Share/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario