16 de junio de 2011

Repaso de «Jules et Jim», de François Truffaut

Anoche se presentó en los Cines Verdi de Madrid el nuevo sello en Blu Ray de Avalon: HD Inedits. La llegada de estos clásicos al formato en alta definición es una buena noticia para todos los cinéfilos, ya que permite una nueva oportunidad de revisar, con mejor calidad, algunas películas que ya han pasado a formar parte de la historia del cine. El primer título que ve la luz es Jules et Jim, una de las obras más conocidas de François Truffaut y, en general, de la Nouvelle vague.


Jules y Jim. Jim y Jules. Dos inseparables amigos que no pueden ser más opuestos. Y entre ellos, Catherine. Un encuentro casual con ella, y ya es parte del equipo. La inocente diversión que les une cada día es tan perfecta que no necesitan nada más para ser felices. Pero el triángulo se desequilibra con la llegada de la guerra, obligando a cada uno a defender a su nación. Cuando todo vuelve a la normalidad, el reencuentro rompe la armonía que la distancia había creado. Catherine deberá recapacitar sobre sus preferencias, y tomar una decisión para la que no está emocionalmente preparada… ¿Será Jim? ¿O será Jules?

La cámara se desplaza con el mismo ritmo de los personajes, corriendo hacia el mejor lugar para contemplar cada escena. O mejor dicho, del espectador. Truffaut mide el pulso de las secuencias para incorporar algún pequeño elemento que intensifique la acción. En algunos momentos se producen giros bruscos no justificados, que transmiten una cierta inquietud o desesperación, o que acompañan a una inevitable carcajada. En otros, la imagen se congela para subrayar unos gestos y unas miradas que son de exposición. El empeño del director en ofrecer algo diferente es evidente. Pero lo mejor de todo, y es por lo que siempre ha tenido tan buena acogida, es que todas estas licencias del autor no son caprichosas, sino que quedan integradas en el propio relato. Tener el respaldo de la crítica y del público es algo a lo que todo cineasta aspira, aunque siempre olviden dirigirse a alguna de esas dos partes. En films como este, François Truffaut lo consiguió.


Share/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario