27 de enero de 2012

Al borde del abismo (2012)


Prohibido mirar abajo



La llegada de Sam Worthington a la cornisa de un rascacielos, pocos años después de haber protagonizado Avatar (James Cameron, 2009), podría ser el preludio de otra estrella de Hollywood estrellada sobre el pavimento. Afortunadamente, no es el caso. Su paseo por las alturas responde a una historia que presenta cierta originalidad en su contenido, sobre todo en la forma de desarrollar los acontecimientos y de resolver algunos conflictos. Sin embargo, las tramas secundarias que complementan este filme pueden encontrarse en una infinidad de películas, como en las sagas de Misión imposible o de Ocean's Eleven, por citar algunos ejemplos.

Con el tono grisáceo que el cine utiliza para retratar las mañanas de Nueva York, la acción principal puede recordar a la de Última llamada (Joel Schumacher, 2002). Pero los intentos de rebajar tanta tensión, a base de pequeños y desacertados golpes de humor, suponen un primer aviso de decadencia. Por desgracia, no es el último. Un sentimentalismo gratuito logra arruinar parte del relato, rompiendo con toda la verosimilitud que aún pudiese conservar en ese momento.

Pese a todo esto, Al borde del abismo no deja de cumplir con sus objetivos: su potente argumento logra mantener la intriga y el entretenimiento a través de una realización vertiginosa que no teme a la caída. Aun así, por si acaso, lo más recomendable será no mirar demasiado al suelo, no sea que el desenlace termine siendo algo inesperado.

Estreno en España: 23 de marzo de 2012


Share/Bookmark