13 de junio de 2013

Nuevos horizontes (2012)


Dentro de mí

Con el considerable retraso que se está produciendo en las etapas vitales del ser humano, la adolescencia y la madurez conviven durante cada vez más tiempo en un período que denominamos juventud. Se trata de una época de constantes cambios, en la que se produce una búsqueda introspectiva de la personalidad y que marca las bases que estarán presentes hasta el último día. El problema reside en que cada vez se estiran más y más sus límites, y que se posponen muchos acontecimientos clave.

En Nuevos horizontes se ilustran diversos episodios que torcerán el rumbo previsto por Lara (Aylin Tezel) y por quienes están a su alrededor, como Nora (Henrike von Kuick), amiga con la que mantiene una extraña relación, o su propia familia. Desde la falta de control sobre sí misma hasta el enfrentamiento con un embarazo no deseado, algunas de las secuencias llegan a recordar la dureza de 4 meses, 3 semanas, 2 días (Cristian Mungiu, 2007), aunque sin la necesidad de recurrir a tanta sangre.

Observando detenidamente la conversación que mantiene Lara con sus padres, se puede percibir un planteamiento de que actualmente existen los mismos conflictos que hace veinte, cuarenta o sesenta años. Lo único que ha variado, y posiblemente ayude a la aparición de tantas patologías psicológicas, es la presencia de un mayor número de opciones para afrontar determinadas situaciones. Esto no quiere decir ni que el proceso de crecimiento sea más sencillo ni más complicado, sino simplemente que es diferente, poniendo en duda la conocida premisa de que cualquier tiempo pasado fue mejor.



Share/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario