15 de junio de 2014

Fack ju Göhte (2013)


El Festival de Cine Alemán ha traído este año a Madrid una de las películas germanas con mayor taquilla de los últimos años, continuando con el éxito de obras europeas como la española 'Ocho apellidos vascos'.


El cine europeo ha visto en los últimos años cómo han prosperado comedias de carácter local que han conseguido atraer la atención de millones de espectadores. Las cifras que estos fenómenos puntuales han dejado en taquilla dejan claro que la crisis que sufre el sector audiovisual no se debe únicamente a la piratería, sino que es un problema de mayor dimensión y que debería ser estudiado detenidamente para evitar el hundimiento de esta industria. Así, igual que en España tenemos el caso de Ocho apellidos vascos (Emilio Martínez-Lázaro, 2014) o en Francia el de Bienvenidos al norte (Dany Boon, 2008), Alemania cuenta con un filme que ha sido visto por más de 7 millones de personas en su país: Fack ju Göhte (Bora Dajtekin, 2013).

Con este atrevido título, que podríamos traducir como "Que te jodan, Goethe", se presenta un relato sencillo, plagado de un humor juvenil en el que las hormonas entran en ebullición, pero que a ratos funciona. Así, al igual que es capaz de avergonzar al público con una serie de sketchs tan desgastados en cine y televisión como pueden ser las bromas menos originales que se le pueden gastar a un profesor, también tiene algunos otros momentos más brillantes.

Con el trasfondo del fracaso escolar como tema principal, alumnos, profesores y otros que han comenzado a ganarse la vida sin una formación a sus espaldas añaden más leña al fuego en el debate sobre la educación. La propuesta que aquí se hace es muy clara: los alumnos deben recibir estímulos que les resulten más cercanos para evitar el abandono de los estudios. Algo que resulta un tanto ingenuo, ya que la desmotivación no es la única causa que provoca unos malos resultados escolares.

Con una ficha técnica más cercana a la de una serie de televisión que a la que suele presentar el cine, como podemos ver por ejemplo a nivel interpretativo, Fack ju Göhte es una aproximación al público joven sin más pretensiones que la de entretener. ¿Tendría éxito en el caso de ser estrenada fuera de sus fronteras? Probablemente no. Aunque no sea necesario conocer la cultura alemana para comprender sus gags, la ausencia de rostros conocidos dificulta su aceptación, siendo éste uno de los aspectos más demandados por su público objetivo. Sin que sirva de precedente, tal vez un remake tendría más sentido en esta ocasión, y no precisamente porque un mayor presupuesto vaya a garantizar mejores resultados narrativos.

Share/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario