21 de mayo de 2017

Guía para no perderse en Twin Peaks


El auge de la ficción en formato televisivo que vivimos en la última década ha propiciado el rescate de algunas producciones que desaparecieron de la noche a la mañana dejando numerosos seguidores con ganas de conocer cómo continúa la historia planteada. Series como Arrested Development, Expediente X o Las chicas Gilmore han regresado tras una larga cancelación con nuevos capítulos que nos han permitido conocer más tramas de la familia Blunt, de Mulder y Scully o de Lorelai y Rory. Ahora es el turno de los habitantes de un pequeño pueblo que en 1990 consiguieron dar la vuelta a la historia de la televisión: Twin Peaks.

Han pasado 26 años desde que David Lynch y Mark Frost pusieran el punto y final, por lo que es recomendable realizar un revisionado antes de que lleguen los nuevos capítulos de la tercera temporada. Para quienes no tienen tiempo de ver las dos temporadas divididas en un total de 30 entregas que se emitieron en su día, o para quienes lo han hecho y se han perdido en el intento, presentamos un pequeño resumen del universo onírico que abrió las puertas a la televisión que conocemos hoy en día.

Twin Peaks arranca con la aparición de un cadáver en el agua envuelto en plástico. Se trata de Laura Palmer, un claro modelo del concepto de chica perfecta norteamericana: bella, estudiante ejemplar, solidaria, reina del baile de graduación y novia del capitán del equipo del instituto. Pero el avance de la investigación revelará que las apariencias engañan y que en este pequeño pueblo casi todo el mundo oculta algo.

El agente del FBI Dale Cooper relaciona este asesinato con otro que investigó en el pasado. Las pistas le conducen a un universo onírico en el que los sueños surrealistas tienen la clave de la verdad. En esta zona próxima a la frontera con Canadá hay algo extraño en el ambiente que provoca comportamientos extraños.

<<<Atención: ¡Spoilers!>>>

La segunda temporada sorprende por resolver el misterio central de la serie antes de tiempo: la identidad del asesino de Laura Palmer. Un nuevo crimen, el de la prima de la joven, revela que el padre de Laura, Leland Palmer, es el rostro que ha terminado con la vida de las dos chicas. Y decimos el rostro porque en su interior se encuentra Bob, una especie de espíritu maligno procedente de la Logia Negra.

Desde ese momento las investigaciones desvarían para conocer esos mundos sobrenaturales: la Logia Negra y la Logia Blanca, a las que se accede con el miedo y el dolor. Una especie de infierno y de cielo que tienen su sala de espera particular en la Habitación Roja. La serie terminó en 1991 con una premonición: "Te veré dentro de 25 años". En todo este tiempo, Cooper ha permanecido entre las cortinas rojas de esa habitación, mientras que su lado maligno, también poseído por Bob, ha conseguido salir al mundo real, donde lleva desde entonces. O al menos eso es lo que aparentemente podemos pensar.

La tercera temporada resolverá las dudas que han quedado abiertas todo este tiempo, o quizá planteen nuevos dilemas que dinamiten todas las teorías que han explicado esta obra maestra. Un fenómeno inexplicable que también es imprescindible para entender cómo la llamada 'caja tonta' ha evolucionado, demostrando que el público está dispuesto a consumir contenidos más complejos sin perderse (demasiado) en el intento.



Share/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario